Biografía: Trabajar con flores, uno de los oficios más maravillosos que existen!!

Biografía:
Trabajar con flores, un de los oficios más maravillosos que existen!!

Trayectoria de Javier F. Durán

Cuando comencé a preparar arreglos florales, en los años 90 recorrí todas las librerías que conocía buscando libros o un manual que me enseñara al menos las técnicas más básicas para preparar mis propios arreglos. Mi sueño era ser florista y regentar mi propia floristería.

Desde muy joven, mi pasión eran las flores, las plantas, la naturaleza y todo lo que le rodea.

Con 16 años comencé mi andadura en este mundo con los bonsáis, más tarde me iría a trabajar de ayudante (sin cobrar nada) a una floristería. En fechas claves como el Día de las Madres, San Valentín o Día de Todos los Santos, pasaba horas entre flores, elaborando arreglos con el propósito de aprender.

No todo es pasión por las flores

Años más tarde, abrí mi primera floristería, pero aquello más que una floristería era un tropezadero, donde cometí muchos errores (típicos errores de principiantes sin experiencia).

Pude haber evitado muchos quebraderos de cabeza si antes me hubiera formado, pues compraba compulsivamente flores y plantas sin saber si las vendería o no. A veces era como jugar a “cara o cruz”, abandonándome a la suerte. Desconocía el mantenimiento de las flores y plantas, cómo sacar rentabilidad, exposición y muchos otros temas importantes acerca de cómo dirigir una empresa de flores.

Mi primera tienda

La decisión de alquilar un pequeño local y su ubicación, la adquisición de las flores y plantas, las “fechas claves” de ventas… fui improvisando como podía.

Mi intención era la mejor del mundo, pero me faltaba la técnica y el consejo de alguien que me guiara en mis primeros pasos.

Encontré a alguien en esa primera etapa que más que ayudarme, me confundía más… en realidad no quería ayudarme. ¡¡No es fácil encontrar a alguien que se brinde a darte una oportunidad para aprender, aunque fuera a cambio de trabajo… Complicados los años 90!!

En aquella pequeña floristería de Sevilla me di cuenta de la necesidad de formarme y aprender de expertos antes de iniciarme en un mundo tan bello, pero a la vez tan complicado para vivir de él.

Durante el primer año de mi nuevo negocio, asistí a mis primeras clases de Arte Floral.

No tardé mucho en descubrir técnicas para realizar aquellos arreglos tanto me apasionaban; mientras tanto, en mi pequeña tienda sólo tenía perdidas. No es suficiente con tener talento, conocer técnicas de Arte Floral y ser un apasionado de las flores. El mundo de las floristerías es muy amplio, como cualquier oficio que se precie. Me había propuesto formarme, ¡¡y en ello estaba ahora!!

Tras años de aprendizaje y experiencia en mi tienda, decidí cerrarla, se me había quedado pequeña y carecía de otros muchos recursos necesarios para seguir avanzando.

He viajado por muchos países, adquiriendo formación y cultura floral. Cada lugar y cada maestro me aportó algo.

En España aprendí la técnica más fundamental, pero el estilo y el gusto que aquí se trabajaba en aquel entonces me parecía que no iba conmigo. Tuve la oportunidad de viajar a Italia, Alemania, Francia, Inglaterra y Japón. Cada país me aportó algo nuevo, un estilo diferente, un aire totalmente distinto. En ese tiempo no existía internet a “nivel usuario”, no era tan fácil de encontrar la información que hoy se dispone en las redes, en aplicaciones, tutoriales, etc. Aunque realmente me alegro de haber aprendido de esta forma.

Me llevó muchos años aprender, tuve muy buenos maestros (otros no tan buenos, pero también aprendí algo de ellos).

De Inglaterra me quedo con su especial estilo, donde conocí la explosión de color y su forma tan silvestre de entender el Arte Floral. Las ramas de flores, la combinación de los colores, la profundidad de los arreglos florales y mi primer contacto con cultura de este arte.

De Francia me quedo con la manera tan delicada en la que componen los arreglos florales. Aprendí a recoger toda la explosión de color de los arreglos ingleses. De este maravilloso país adquiero su lado elegante, los petit bouquet, las pequeñas composiciones armónicas, donde los detalles, las florecitas más insignificantes toman un alto valor en los arreglos florales.

¿En Francia todo el mundo compra el pan y flores los sábados? Esta fue mi impresión durante aquellos años. Francés tenía que ser, exquisito y elegante, armónico y recogido…

 

Muy pronto fui a visitar a mi padre que para aquel entonces y durante 20 años residía en Japón por motivos laborales.  Pude conocer la cultura japonesa, el IKEBANA. ¡¡Fue una increíble experiencia!! En este maravilloso país aprendí las proporciones, el equilibrio, el crecimiento y movimiento natural de las flores, donde el trato con la naturaleza es especial. El respeto a las formas naturales es algo fundamental para los nipones. He aprendido mucho de los japoneses y su cultura, de quien siento admiración y respeto. No existe un lugar como Japón para estudiar el Arte Floral.

En mi tiempo en Italia aprendí sobre la exposición y la venta de las flores. ¡Cómo no!  Considero que los italianos son los “reyes de las ventas”. Sus composiciones florales, fuente de inspiración en el arte y su cultura. Aparte de conocer sus técnicas y maneras diferentes de utilizar las flores y los verdes en composiciones, aprendí a envolver los arreglos, utilizar lazos, rafia, papeles y un sinfín de envoltorios que ahora mismo no podría enumerar, pero cada vez que tengo la necesidad de envolver algo, me surgen las ideas de todo lo aprendido.

He tenido varias tiendas de flores y un maravilloso taller en Madrid. He abierto tiendas para otros, a día de hoy siguen abiertas ¡!eso me hace feliz!!

 

Las flores, el mayor indicador de elegancia

Me trasladé a Madrid durante casi una década, donde logré uno de mis mayores sueños, ya que allí pude desarrollarme en áreas y a un nivel que sólo en la capital se puede hacer.

Un año más tarde de mi llegada ya había montado mi estudio de decoración de eventos. Un lugar mágico, en el corazón del Viso, en el Paseo de La Habana.

En mi estudio organizada las decoraciones, daba cenas o cócteles, impartía talleres de, recibí a muchos nuevos clientes. Pronto se hico eco en la prensa de mi trabajo. Más de 200 publicaciones en las principales cabeceras del mundo de la moda y la decoración, algún que otro programa de televisión me ayudó a expandirme. Me sentí muy bien acogido en Madrid, donde conservo no sólo buenos clientes, también hice buenas amistades.

He trabajado durante muchos años para empresas de alto prestigio y marcas de moda, he tenido el privilegio de conocer a gente muy profesional en diferentes áreas, gente culta, que valora las flores y le da una especial importancia y presencia a la decoración, tanto en sus hogares como en sus eventos.

 

Creo que no existe un mayor indicador de elegancia, las personas más elegantes y cultas que he conocido en mi vida saben apreciar y valorar la decoración, las flores, dando importancia a los profesionales del sector y desechando las imitaciones cutres.

Me he especializado en varias áreas como la decoración de bodas y grandes eventos corporativos, el trabajo con las flores liofilizadas, los jardines verticales, dirigiendo empresas de flores y formando a otros para que puedan desarrollarse como profesionales. Realmente puedo decir que en mi vida me he dedicado a lo que más me gusta. Soy muy afortunado por eso.

Mi nueva etapa

Ahora estoy en otra etapa de mi vida, donde lo que me más deseo es poder dar todo lo que tengo, multiplicarme en otros, compartiendo mis conocimientos, formando a nuevos floristas. Creo que cuando llegamos cierta edad, madurez y experiencia es lo que nos toca, pasar el legado a la siguiente generación, para que llegue aún más lejos de lo que hemos llegado nosotros.

No creo en la avaricia ni en atesorar para uno mismo.

A primeros de septiembre de 2018 empecé un nuevo proyecto en Sevilla, se trata de una pequeña tienda de artesanía, donde reúno desde objetos de esparto, alpargatas de esparto, Mantas de Ezcaray, Bisutería, complementos…. y cómo no, flores!!

He inaugurado una pequeña Escuela de Arte Floral de Sevilla, donde poder impartir clases y formación. También, desde mi estudio diseño eventos y creo composiciones florales a medida, de flores liofilizadas y flores frescas.

Siempre digo que en las flores trabajo por pura vocación, porque me gusta y me hace sentir bien!! además con las flores consigo ver sonreír a mucha gente. Qué maravilla!!

Un brindis

Ha sido un constante aprendizaje, año a año… pero si algo hubiera deseado, era conocer a alguien que me resumiera todo esto que aprendí durante tantos años, me habría evitado tantas equivocaciones, aunque también no hago de menos la manera en la que he aprendido. Soy un afortunado por haber tenido tan buenos maestros. Sobre todo, doy gracias al Maestro por excelencia, ya que observando la propia naturaleza ¡¡ puedo contemplarla obra más maravillosa del mundo!!

Me doy cuenta que el mayor artista de todos es El, Dios mismo.

¡¡Mis agradecimientos a mis padres que siempre me apoyaron de forma incondicional y creyeron en mí!!

¡¡Anímate a formar parte de una de las profesiones más bellas del mundo!!

Si deseas recibir información sobre nuestros talleres y ciclos formativos, puedes escribirnos y te enviaremos el dossier:

hola@binoe.eu

Javier F. Durán – Maestro de Arte Floral

Comentarios (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar

Iniciar sesión

Cerrar

Compra (0)

Tu compra está vacía No hay productos. Echa un vistazo en nuestra tienda, seguro que te encantará ;)

Binoé

Store · Events · Decor